#LaSala

El Show de La Sala

En la Plaza del Pulmarejo encontramos La Sala, un lugar reservado para disfrutar entre música, poesía y cerveza. Cada martes nos regalan toda una muestra de talentos y nosotros estaremos pendientes a ese desfile frente a su característico ventanal.

 

 

 

 


La Sala, nos hace desconectar con nosotros mismos y nos invita a contemplar unos ventanales frente a los que personas de todo tipo desnudan su alma.

 

Los martes, a eso de las 22h, nos abren sus puertas de la mano de creadores de emociones con “El show de La Sala”, entre los cuales se esconden pequeñas joyas por descubrir, que gracias de esta iniciativa dan voz a sueños por cumplir. Este martes 7 de marzo nos acercamos y pudimos disfrutar de la velada con una cerveza tirada por el gran Fran Mariscal y a ritmo de jazz, entre una luz cálida proveniente del escenario y pequeñas lámparas en las mesas.

 

Rompe el hielo Maca Carballar, que nos recita cuatro poemas acompañada de unos delicados acordes de guitarra, que intensifica ese aire nostálgico que caracteriza su obra, especialmente en “El miedo”, un poema de pequeñas emociones que unido a la fragilidad de su voz hacen que la sala se quede enmudecida. Después de ella, se dio paso al también poeta Alejandro Marín, que siguió en la estela de nostalgia e intimidad que inundaba La Sala. Lágrimas y desamor que cedieron parte de su tiempo a otra joven promesa llamada Aurora, que por sorpresa, dedicó “Potati” a una amiga que cumplía años; el título del poema hace referencia a las patatas fritas del sitio en el que se conocieron, y ya deja entrever la frescura con la que su autora denota a sus líneas.

 

Después de tres poetas llega la hora de un tímido Antonio Jesús Mira, pese a los años que lleva portando su guitarra. Nos regaló dos temas, de los que destacó “Empujados por el mar”, la historia de tres fotografías sobre la crisis de los refugiados que impactaron al cantautor; contundente y emotivo, arrancó una bonita ovación del público asistente.

Simpática propuesta la que nos presentó Paco Moya, que subió con una caja al escenario de la que, después de un primer poema onírico y lleno de desparpajo, siguió arrancando risas al público con una serie de poemas dedicados a las cosas del día a día, cosas que caben en una caja, como una bolsa de plástico, un lápiz o unas gafas. Alegaciones al “buen rollo”, a las risas con amigos y a la cerveza hicieron que la distensión copara la sala, que sorprendentemente prosiguió Mr Zed, quién mostró un show muy distinto a lo anterior visto en La Sala. En el momento de subirse al escenario la lo avisó, y sin lugar a dudas fue uno de los grandes momentos de la noche, al empezar a realizar una recital de BeatBox, con un mix de creaciones propias y revisiones de grandes temas del dance que levantó al público, unidos a palmas y risas entre unos asistentes sorprendidos.

 

Seguido toma el mando del escenario El Grillo, joven compositor con marcadas referencias de la nueva oleada de folk americano, donde la contundencia de su voz quedó marcada con la cover de “I’m a loser” de The Beatles. Tras dos temas, el propio arista presentó a Alejandro Azopardo, volviendo a un recital de poesía, el cual resultó una pausa al momento crecimiento de la noche, haciendo lo propio con versos a la oscuridad de la noche, la soledad y sobre todo a la nostalgia, con aires del romanticismo clásico mezclado con la actual ola de poesía moderna que nos inundan desde hace unos años.

 

Así, dentro de un intimismo propio de los bares franceses de principios del siglo XX, entramos en el mundo de Álvaro Morato, que nos tocó uno de sus temas cantando al amor de un ser querido, un tema pop a guitarra y voz que dio paso a la lectura de un poema que él mismo había  escrito, cristalizando los ojos de todos los asistentes y los suyos propios al recitar una petición a un ser querido al que pide que no se vaya, convirtiéndose en una carta llena de fuerza y energía.

 

Los penúltimos en darnos un poco de su arte fueron Rubén Colete y Rafa Er Niño con un pedacito de “Canciones que hablan de ti”, con un pop despreocupado, recordando por momentos tanto por la composición como por la voz al grupo sevillano de hace ya unos años Señor Trepador, pero con reminiscencias actuales, mostrando una naturalidad y desparpajo en el escenario que hizo que los asistentes acompañaran con palmas y coros durante toda la actuación.

  

Y para cerrar la velada, Jacver nos adelantan parte de su actuación del 9 de marzo en la misma La Sala. Para ello nos tocan su single “Begin Again”, pop-rock que bebe de grupos como Foo Fighters, de los que además nos regalaron una versión de su tema “My Hero” como broche final al este martes.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Arte y cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 618431740 // 656949615 // 637142396