#Bélgica

Bruselas, Amberes, Gante y Brujas

Aprovechamos unos días de diciembre para escaparnos a Bélgica a ver a unos amigos. En concreto, pudimos disfrutar de Bruselas, Amberes, Gante y Brujas.

 

 

 

 


En general, recomendamos las todas; es destacable el ambiente, la iluminación de las calles, la arquitectura y la historia de cada uno de los edificios de estas ciudades. Las fechas eran muy señaladas, y se llenaban todas las calles de personas y luces navideñas, además de cientos de puestos repartidos por las plazas más importantes. Estos eran de diversos tipos, entre ellos podías encontrarte desde un puesto de vino caliente hasta otro de “Spanish Churros”, sin olvidarnos de los infinitos quioscos de comida.

 

De las cuatro ciudades, Bruselas es la más industrial y, es algo lógico, ya que es la capital y ciudad más grande de Bélgica. En ella puedes disfrutar de la Grand Place, las Galerías Saint Hubert, la Catedral Saint-Michel et Sainte-Gudule o el Manneken Pis (niño meón), entre otros. Resulta curiosa la cantidad de militares que puedes ver por la calle y la poca cultura gastronómica que posee, más allá de patatas fritas, mejillones y salsa andaluza (más famosa allí que en la propia Andalucía).

 

Algo sorprendente es la buena comunicación que hay entre todas las ciudades, ya que por unos seis euros puedes ir a cualquier ciudad cercana y los trenes salen cada pocos minutos. Así que nosotros no dudamos en ir desde Bruselas a Amberes, coincidiendo con que un amigo realiza allí su máster. Amberes, ciudad de artistas y estudiantes. Nos recibió iluminada, y nos ganó por su ambiente y sus casas de techos piramidales. Calles que destacan por los tonos, cálidos o fríos, de sus casas, y bicis en cada puerta y esquina. Esta ciudad recibe la visita de muchos estudiantes extranjeros que hacen que se llene de bares y pubs de estética moderna.

 

El penúltimo día lo repartimos para ver Gante y Brujas, aunque por nuestra experiencia, hubiésemos preferido pasar todo el día en Gante y, si fuese posible, quedarnos allí a vivir. Definitivamente Gante fue la ciudad que más nos gustó (junto Amberes, aunque daba la sensación de ser más pequeña) y recomendamos a todo el mundo. Es innegable que Brujas es una ciudad de cuento de hadas, pero más bien nos pareció un pueblo, muy bonito, que vive del turismo.

 

Gante, sin embargo, es la ciudad perfecta para vivir, nos encantaron sus paisajes y sus calles. Inolvidable la iglesia San Jacobo (Jacobskerk) y sus tonos morados. Puedes recorrerla andando, y es tan bonita que no se te hace pesado. No hay nada que no queramos destacar de ella; pasear entre sus calles y parques fue lo más bonito de todo el viaje.

 

El último día volvimos a Bruselas, y como no podía ser de otra forma, disfrutamos hasta hartarnos de sus productos más típico e increíbles: el chocolate y la cerveza.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Arte y cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 656949615 // 637142396