#ArmandoReverón

Las muñecas de Reverón

ArtAgónicos trae hoy al recuerdo a Armando Reverón, el pintor venezolano más relevante del siglo XX, y sus desconcertantes muñecas de trapos que formaron junto a él un mundo propio.

 

 


Armando Reverón (1889-1954) es el pintor venezolano de mayor proyección y reconocimiento internacional. Prueba de ello es la amplia exposición que en 2007 organizó el MoMa de su obra, la cual pasó por tres etapas fundamentales, denominadas azul, blanca y sepia, según el color que en cada una de ellas predomina, dejando ver no solo las corrientes pictóricas desarrolladas por Reverón, sino también su lado más íntimo y personal.  Quizás sea por este motivo por el que sus últimos años, con el período expresionista (1945-1953), sean los más atractivos e interesantes. Cautivo de una esquizofrenia, Reverón priorizó a lo largo de esta fase las figuras desnudas que además de protagonizar sus cuadros, se encarnaron en unas sorprendentes e inquietantes muñecas de trapo a tamaño natural, hechas a mano por el artista en El Castillete, una especie de estudio construido en La Guaira, que el poeta chileno, Pedro Lastra, alcanzó a visitar antes de ser destruido y que describe de esta manera tan gráfica: «morada y taller únicos por su singularidad, en cuya amplitud uno podía desplazarse entre enormes redes tendidas de rama en rama y, en medio de ellas, espectaculares muñecas colgantes que se balanceaban al ritmo del viento».

Estas muñecas no solo se prestaban para ser simples modelos en sus pinturas, sino que ya eran puro arte y creación en sí mismas. Posiblemente, estas figuras constituyan la parte más íntima de su obra, pues ponen de manifiesto además de sus dotes artísticas, la telaraña de sentimientos enredados que habitaba en su interior. Reverón creó una realidad propia para ellas: les hacía vestidos, pelucas y una infinidad de objetos alrededor de los cuales el artista se recreaba en un sinfín de situaciones diversas.

  

En palabras de Josefina Cornejo, «Reverón escapaba a sus crisis y quebrantos a través de estas mujeres de paño. Las cuidaba, las mimaba y las amaba, mas, movido por su latente demencia, también las humillaba y maltrataba, para más tarde, tras los trastornos, velar por ellas y amarlas de nuevo». Al contemplar su rico trabajo el espectador se deja atrapar por el complejo y fascinante mundo de Reverón.

 

 

A continuación, Artagónicos ha llevado a cabo una selección de las fotografías más llamativas de las muñecas del pintor. 

 

Fotos de: Prodavinci


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Arte y cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 656949615 // 637142396