#InterestelarSevilla

Interestelar Sevilla (o cómo hacer un gran festival)

Los días 19 y 20 de mayo de 2017 van a quedar marcados para la posteridad como los días en los que el Interestelar pudo saldar una deuda de la mejor forma posible. Buenos conciertos, buena organización y buen ambiente para un fin de semana que deja con ganas de que llegue la próxima edición para seguir disfrutando.

 

 

 


La capital andaluza es conocida por muchas cosas, como su color especial, su gastronomía, su clima, su moda o su música, pero siempre se dirigen estas características hacia una misma dirección que, sin dejar de ser acertada, no siempre es la que toda la ciudad toma. Desde hace ya un tiempo han existido varios intentos por hacer crecer esa otra Sevilla, renegada a una dirección undergroud como si no formase parte de la cultura popular. Pero cada vez son más las voces que se alzan para hacer ver un camino que toman miles de personas.

 

Y aquí es donde nos topamos con el Interestelar Sevilla, una idea que parece nacer de ese espacio entre dos caminos, el clasicismo y lo alternativo, para hacer ver que puede existir una sinergia, que pueden relacionarse. Ya solo con el lugar en el que se desarrolla podemos hacernos una idea, en pleno Monasterio de la Cartuja.  Aquí ya se empezó a fraguar hace unas semanas algo que demostraba un cariño muy especial por la música (aquel gran Picnic Interestelar), de cualquier tipo y para cualquier persona. Ahora se nos ha presentado el festival Interestelar Sevilla, un evento que el año pasado no pudo disfrutarse al 100% a causa de las adversidades del clima, pero que este, ha experimentado un típico verano de la ciudad (unos 35 grados de media).

 

Toulouse, banda de fuertes guitarras y un sonido muy enérgico, fue la encargada de abrir el festival, pronosticando el buenrrollismo y las ganas de pasarlo bien, afirmándose como una muy buena apuesta para dar el pistoletazo de salida, ya no solo por la química entre los miembros del grupo, latente como esa calor que acompañó las dos jornadas, si no por la acometividad que demostraron. Casi sin darnos cuenta ya estábamos ante Viva Suecia, una de las bandas revelación que más fuerte están sonando en festivales, y aquí no podía faltar esa combinación de letras introspectivas y firmeza en el escenario.

El trabajo hecho desde el cariño y el respeto se hizo notar en la gran coordinación entre escenarios, con una puntualidad digna de aplaudir y demostrar que es posible cumplir con los horarios establecidos gracias a la buena relación entre público, artistas y organización. Así, solo entre los dos escenarios principales (Negrita y Cruzcampo), pudimos disfrutar al máximo de los notables conciertos de Depedro, Delafé (que combinó temas como “Lo más del mundo” con éxitos de su anterior etapa como “El indio”, “Hoy prenderán las brasas” y “Espírito santo”, e incluso sampleando “Crazy in love” de Beyoncé), Neuman (que aumentó las expectativas creadas en el Picnic, ahora con banda) y Carlos Sadness (uno de los conciertos más divertidos, con el que disfrutamos de la aparición estelar de Óscar Ferrer, cantante de Varry Brava, en “Bikini”, una de las canciones más aplaudidas de la jornada), todos con gran puntualidad y un sonido impecable.

 

Destacamos a Depedro, que demostró saber llevar al público en todo momento sin bajar la guardia, llegando a su culmen en temas como “Un hombre bueno”, su particular y desgarradora “Llorona”, que levantó al público de una forma muy especial, y en particular con “Déjalo ir”, uno de los temas más redondos de su disco “El pasajero”, que si ya mejora con las escuchas, en directo llega a su mayor exponente a partir del minimalismo y la delicadeza. 

 

Entre todos los asistentes se pudo comprobar una gran heterogeneidad, pero según atardecía, el césped se llenaba de un público más adulto, quizás por la nostalgia y la seguridad de calidad de los conciertos que quedaban. Loquillo hizo las delicias de todos, con un repertorio lleno de clásicos que hicieron saltar desde el primer segundo con “El hombre de negro”. No faltaron otras grandes canciones que marcaron a toda una generación, como “El ritmo del garaje”, “Cadillac solitario” o el himno “Quiero un camión”, que dejaron en el ambiente un halo de diversión y críticas positivas entre  el público.

Con Love of Lesbian estalló la euforia, se sincronizaron las generaciones como pocas veces se ha podido vivir. El grupo ha sabido adaptarse a un nuevo público, cada vez más difícil. Pero no fueron los únicos que demostraron esa camaleonicidad ante las exigencias de la oleada de nuevas bandas. Fangoria, Los Planetas y Sidonie son grandes exponentes de la evolución de las bandas en nuestro país. Puedes ser fiel a tu estilo, puedes creer en ti, pero no puedes dejar de lado las exigencias de aquellos que compran tus discos y llenan tus salas. Los cuatro han evolucionado de una manera asombrosa, captando seguidores según pasan los años en lugar de estancarse con los ya afines.

 

No sorprende entonces, que los conciertos con más afluencia fuesen los del cuarteto de Barcelona. El viernes Love of Lesbian tiró de repertorio festivalero, con el que Santi y los suyos disfrutaron casi tanto como público con temazos como “Belice”, “Bajo el volcán”, “Allí donde solíamos gritar” y “Algunas plantas”. 

Con Los Planetas se vivió el lleno más absoluto, y es que daba la sensación de que esas más de 20.000 personas que visitaron el recinto estuvieron concentradas para ver a los granadinos en el primer festival que visitan presentando su último álbum, “Zona temporalmente autónoma”. Desde los primeros acordes de “Islamabab” hasta los últimos de “Pesadilla en el parque de atracciones” el público quedó ensimismado en una euforia propia de los reyes de la música independiente patria. Hasta el punto en que, una vez subidos Fangoria al escenario, Alaska declaró que “estar en el mismo escenario que Los Planetas nos ilumina”. Por su parte, el dúo no dudó en mezclar canciones de su nueva etapa de la mano de Guille Milkyway (“Espectacular”, “Geometría polisentimental”, “Dramas y comedias”) con clásicos de Alaska (“Ni tú ni nadie”, “A quién le importa”), e incluso se atrevieron con un gran medley: “Bailando/Estoy Bailando/Toro/Yo Quiero Bailar”. Todo en una de las mejores puestas en escenas de todo el Interestelar (cambio de vestuario y coreografías inclusive).

Un rato antes, Sidonie regaló a todos uno de esos conciertos con lo que lo das todo aunque no te sepas ninguna canción (una situación algo inverosímil viendo la reacción de todo el festival al empezar “Carreteras infinitas”). Y es que Mar Ros es capaz de saltar, gritar, reír y tirarse al público, ¿se le puede pedir más al peor grupo del mundo?

 

Fueron muchos más los momentos a destacar como unos Embusteros y Genérica abriendo los escenarios principales del sábado de forma magistral, con aplomo y una confianza propia de grandes bandas consagradas; Maga llenando en su propia ciudad, algo que llenó de emoción a asistentes y músicos; La habitación roja y Second ofreciendo la mejor de las lecciones de indie español y Elyella Dj cerrando el festival con una de las mejores fiestas que han pasado por el CAAC.

Tres menciones especiales dignas de remarcar. La primera para un escenario (Coolway Freestyle) repleto de grupos a tener muy en cuenta: unos The Prussians versionando a Chet Faker, Varry Brava dándolo todo y más, Grises y Sexy Zebras rompiendo el escenario (metafóricamente) o Veintiuno haciéndose con todo aquel que se acercaba. Añadiendo la buena elección de Tardeo Dj y Meneo para cerrar ambos días el escenario. Y segunda para la Carpa Obbio, que eligió una serie de Djs que hicieron que durante más de siete horas hubiese una sesión constante (La mujer barbuda Dj, Max Mac-Kay, Indiescretos DjSet o La rubia pincha fueron algunos de los que pasaron por allí).

Y por último, Garabbattagge Ilustra, porque era toda una gozada ir andando y en cualquier rincón encontrar a un ilustrador plasmando alguna escena en su cuaderno (algo realmente hipnótico).

Interestelar Sevilla ha saldado su cuenta pendiente. Ha llevado a su meta con unos pronósticos envidiables y con unas expectativas para el 18 y 19 de mayo del 2018 muy altas.

 

¡Que no cese el viaje entre las estrellas!

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    B. Sanz (jueves, 25 mayo 2017 13:22)

    Me ha encantado la crónica chicos!!!!!! Resume a la perfección lo vivido!

  • #2

    Prusiana (jueves, 25 mayo 2017 15:42)

    The Prussians ha sido el descubrimiento de este festival, muy buenos en directo

  • #3

    Fan de John Boy (jueves, 25 mayo 2017 16:02)

    FOTAZASSSSSSS

  • #4

    Betibú (jueves, 25 mayo 2017)

    Coincido con Depedro! Es genial :)

Quiénes somos

Arte y cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 656949615 // 637142396