#GiantPicnic

Giant Picnic, arte que traspasa fronteras

El pasado domingo, el fotógrafo Jean René, más conocido como JR, llevó a cabo la última acción de su más reciente creación, un mural situado en la frontera entre México y Estados Unidos, sobre el que un centenar de personas disfrutaron de una merienda ante “los ojos de un soñador”.  

 


La obra, titulada Giant Picnic, es un canto a la igualdad, en la que varias personas comparten un mismo espacio, la misma comida y la misma música, pero separados por una barrera física que no impide ninguna interacción. Esto reavivó el debate sobre la inmigración entre los dos países que se pretendía desde que el niño Kikito asomara su cabeza por el muro.Los asistentes extendieron una fotografía de la mirada de un dreamer que podían ser apreciados desde el aire. En México uno de los ojos, en EEUU otro, y de la unión surgió el mencionado picnic.

  

El artista publicó que su cuenta de Instagram un post en el que recalcaba que “durante los últimos diez años he trabajado en zonas de conflicto, prisiones, fronteras y siempre encuentro a un ‘ángel’ que nos ayuda a hacer lo imposible posible. El picnic de hoy estaba claramente prohibido pero no lo han apagado aún. Siempre vale la pena intentarlo”. Y es así cómo el arte toma su más sincera vertiente, desde el corazón y con el claro objetivo de crear una reacción. Parece que en los tiempos que corren, la monetización de cualquier vertiente artística es el principal objetivo de todo creador, pero muy lejos de eso, existen algunas personas que intentan cambiar el curso normal de nuestros días. 

JR presentó hace un mes la fotografía de Kikito, que resultó ser una crítica a la suspensión del programa DACA por parte del gobierno  de Donald Trump. En su día, se pretendía atraer a la gente al muro gracias a ese “gran” niño, y a su vez, que se fuese consciente de la frontera, de cómo ha surgido, y así empezar crear una opinión que aún parece no estar del todo definida sobre la problemática que hace que las personas tengan que emigrar. Por ese motivo, es de alabar que una persona aparentemente externa al conflicto (JR es de origen francés), tome sus ideas y con ellas intente que una masa abra los ojos.

 

Con esta obra se espera “que ofrezca una esperanza y un mejor diálogo”, asegura el autor, que aseguró haber retratado al pequeño de una forma que hiciera ver lo ridículo del muro. El protagonista de la acción es Enrique, un niño de año y medio, hijo de Lizy Higareda y Daniel Anchondo, residentes de Tecate (México). Con él, tras un sueño que tuvo JR y con el que se preguntó “qué estaría pasando”, se plasmó una cuestión muy clara: “Nosotros sabemos la implicación, lo que eso representa, cómo divide, pero para un niño, no tenía la respuesta”.

 

El proyecto fue financiado por el propio artista, quien a pesar de no ofrecer ninguna entrevista, estuvo muy activo en las redes sociales, donde se le pudo ver siendo parte de su acción interaccionando con ambas partes del muro y mostrando una gran felicidad. Además escribió un post en el que afirmó que la obra había superado sus expectativas, adquiriendo desde el primer momento una notoriedad que jamás se podía imaginar.

 

Redacción: José Luis Marcos/ @joselumarcos

Fotografías: jr-art.net

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 618431740 // 656949615 // 637142396