#InterestelarSevilla2018

Interestelar Sevilla brilla entre la lluvia

Pese a la climatología, el festival se ha consolidado como una clara referencia nacional de la mejor música actual. Lo demuestran las más de 22.000 personas que han pisado el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y las buenas críticas que la organización ha recibido.


Todo apuntaba a que las dos jornadas que ofrecía una de las citas más esperadas por los melómanos sureños estarían pasadas por agua. Y así fue. Tanto el viernes como el sábado el cielo se llenó de nubes que se descargaron en varios conciertos, aunque en ambas ocasiones cesó una vez llegada la noche.

 

El primer día parecía augurar buen tiempo, al menos eso así se hacía ver mientras Batracio inauguraba con su rock andaluz el festival. Más tarde con Villanueva empezaron a venir las nubes, pero el gallego supo atraer a la gente con su indie contundente y lleno de grandes temas como 'Ellas' o 'Bombas nucleares', que le aseguraron un puesto entre las grandes sorpresas del festival. Fue en el concierto de Elefantes cuando empezaron a caer las primeras gotas. Aún así esto no fue excusa para que miles de seguidores se fuesen del recinto. La enorme carpa que dispuso la organización se ocupó hasta el último metro cuadrado y muchos otros se armaron con paraguas y chubasqueros para seguir saltando al ritmo de Shuarma y los suyos. Tocaron temas como 'Que yo no o sabía', el reciente 'Cada vez' o la muy coreada 'Te quiero' (versión de Perales que publicaron junto a Sidonie y Love of lesbian), finalizado, junto a la lluvia, con el mítico 'Black is Black' de Los Bravos. Algo que Carlos Sadness agradeció pese a haber llenado el escenario de plantas para la ocasión, asegurando que así "aprovechaba y las regaba". No tuvo esa suerte, pero lo que sí consiguió fue un público muy entregado que siguió cada una de las canciones que presentó en el escenario. Ya sean las archiconocidas 'Qué electricidad', 'Amor papaya' o 'Miss Honolulu', como las que se incluyen en su último trabajo, destacando 'Te quiero un poco' y 'Longitud de onda'.

 

La apertura a nuevos estilos por la que Interestelar ha apostado este año tuvo uno de sus grandes exponentes en dos nombres muy reconocidos en la capital: Juanito Makandé y SFDK. El primero dotó de flamenco y soul al escenario principal, con temas como 'Niña volador', 'A los inviernos los mata el amor' o la curiosa versión de 'Eres para mí' de Julieta Venegas'. El segundo hizo del muestra de por qué son todo un referente en el rap nacional, colmando como muy pocos pueden presumir todo un recinto que vibró de principio a fin. Antes de los sevillanos, Niños Mutantes rompieron el escenario con temas como 'Hermana mía', y Sidecars, hicieron las delicias de centenares de adeptos al pop-rock nacional con canciones como 'Tu peor pesadilla' o 'Fan de ti'. La Casa Azul tuvo el honor de cerrar el primer día de festival y estuvo a la altura. No faltaron ninguno de sus éxitos, como 'Superguay', 'Todas tus amigas' y la reciente 'El momento' -incluso regaló un par de versiones a piano y voz de dos temas, destacando 'Yo, también', que conmovió a los asistentes-. Ya al final, con 'La revolución sexual', se marcó uno de los grandes momentos de la noche, muy esperado por todos.

 

Fotorafías: Interestelar Sevilla

El sábado uno de los conciertos más mojados y a la vez más especiales corrió a cargo de El Kanka, que muy agradecido incluso jugó con el público a dividirlo y usarlo de coro. No faltaron 'Qué bello es vivir', 'Andalucía', 'Canela en rama', 'Sí que puedes' y la que quizás se convirtió en la más cantada 'Lo mal que estoy y lo poco que me quejo'. Un concierto que arrancó sonrisas y bailes a partes iguales, quedando en la memoria de los asistentes para el resto de la jornada. Kiko Veneno y la banda Full también sufrieron los efectos del clima pero aún así lograron congregar a una buena cantidad de adeptos pegados al escenario. Se vio cómo en el caso del primero se bailaba y tarareaba hasta el final con ese 'Volando voy' tan icónico. En el caso los segundos, muchos fueron los que saltaron y gritaron desde todos los puntos del CAAC con temazos como 'Quiénes somos realmente' o 'Mejor opción'.

 

La tregua del agua llegó con Coque Malla, otro de los grandes conciertos del día, que vio como el barro desaparecía gracias a toda la gente que se congregó frente a su guitarra. Gracias a él se vivió una de las mayores sorpresas de este festival, cuando Annie B. Sweet salió al escenario para interpretar 'No puedo vivir sin ti' junto al madrileño, llenando de flashes toda la actuación. 'La mujer sin llave', una estupenda 'Berlín', 'Me dejó marchar' o la estremecedora 'La carta' fueron algunos de los puntos fuertes de un concierto de una calidad extrema. Más tarde, ante una abarrotada pradera, salieron Lori Meyers, con una de las mejores escenografías del festival. Desde el primer minuto transmitieron energía y euforia a un público que no paraba de cantar cada una de sus canciones. En agradecimiento, los granadinos regalaron un pequeño guiño a Sevilla al cantar un fragmento de 'Todo es de color', una de las canciones más populares de Lole y Manuel. Con Rayden el público se vino más arriba aún, con un directo lleno de potencia, en el que no faltaron reivindicaciones políticas y sociales, algo que el público aplaudió en todo momento.

 

La etapa final final de este año estuvo marcado por uno de los grupos indies más importantes del panorama español. Dorian no dudó en dar todo lo que el público quería y más, con un directo vigoroso y una puesta en escena a la altura de la banda catalana. 'Tormenta de arena', 'Hasta que caiga el Sol' y 'Cualquier otra parte' brillaron entre un repertorio que dejó a todos los asistentes afónicos y agotados. Algo que las Nancys Rubias tuvieron que combatir con todas sus armas (y maquillaje). No lo tenían fácil, cerrar un festival como este después de tantos nombres importantes y, sobre todo, de tanta calidad, pero consiguieron arrancar las últimas fuerzas de un público que había soportado viento y lluvia durante todo el día. Mario Vaquerizo, con su habitual desparpajo provocó carcajadas con sus comentarios entre canción y canción. Un tracklist lleno de mamarrachismo y buenrrollismo con canciones como 'Pero bueno', 'Barbie debe morir', 'Glamazonia', 'Alfabeto Nancy' o su macrohit 'Me da igual'. 

 

En el tercer escenario pudo comprobarse esa buena elección de artistas y grupos emergentes (y tan emergentes), por los que Interestelar Sevilla lleva apostando desde su primera edición. Este año han destacado nombres como Arco, Sexy Zebras -con uno de los directos más salvajes que se hayan visto en ese escenario-, unos estupendos Rufus T. Firefly y el dinamismo de los Bitches Deejays. Al día siguiente les siguieron Tu otra bonita, Tulsa -el que quizás fue el concierto más especial y carismático de esta tanda-, El imperio del perro y poniendo el punto final Virginia Díaz. Además, se pudo disfrutar en todo momento de una carpa convertida en discoteca de la mano de la sala Obbio, por la que muchos fueron pasando para bailar temas  indierock y sobre todo una selección de electrónica.

 

Todo esto en dos días en los que la expresión "al mal tiempo, buena cara" les viene perfecta. Con una organización que intentó en todo momento solventar los problemas que iban sucediendo a causa del mencionado clima, y que consiguieron llevar el mejor ambiente y música a miles de personas. Así que como ellos mismos han dicho: ¡Nos vemos en 2019! 

 

 

Redacción: José Luis Marcos / @joselumarcos

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Cultura alternativa. Otro punto de vista.

Sevilla, España

info@artagonicos.com

Tel: 618431740 // 656949615 // 637142396